Posteado por: samuraiquark | octubre 8, 2011

Medusa de Propulsión Nuclear.

Medusa

En la mitología griega, Medusa es una de las tres hermanas gorgonas y es famosa por perder, literalmente, la cabeza a causa de Perseo.

Pero antes de perder su cabeza y de ser degradada a la categoría de monstruo por los Dioses masculinos y por la sociedad patriarcal, Medusa era un símbolo del antiguo poder y sabiduría femeninos, conocida como Metis en Grecia y Met o Maat en Egipto. Era una representación de la Gran Diosa Triple, la Diosa Serpiente, la Diosa primigenia, conocida en el norte de África como Neith, Anat, Atenea o Atena.

Un buen nombre para un concepto

Medusa, hoy, es también una evolución del concepto de Propulsión Nuclear de Pulso, ideado para los viajes interplanetarios e interestelares, que intenta resolver algunos problemas presentes en proyectos previos, basados en la misma idea, como el proyecto Orión.

En el concepto Medusa, el disco antichoque con amortiguadores utilizado en el proyecto Orión, es reemplazado por una vela semiesférica de varios kilómetros de diámetro, de aspecto similar al de un paracaídas. El vehículo, que contiene la carga útil y las bombas nucleares (sí, leíste bien, dije nucleares), que servirán para propulsar la nave, está ubicado varios kilómetros detrás de la vela, a la que está sujeto por unos cables largos.

Las bombas, de unos 25 Kg de peso, son proyectadas del vehículo en dirección al centro del hemisferio que conforma la vela, donde explotarán produciendo, los gases resultantes al expandirse, un empuje sobre aquella.

La vela transmitirá el empuje al vehículo a través de los cables mediante los que está sujeta a este, y la aceleración producida será suavizada gracias a la propia elasticidad de los cables y a la presencia de unos cabrestantes en el vehículo, que permitirán a estos enrollarse y desenrollarse.

Parece casi más sencillo que el mecanismo de un botijo ¿verdad? Y sin embargo requiere de nuestra tecnología más avanzada para llevarlo a cabo… y podríamos llevarlo a cabo.

¿Y entonces, a qué esperamos?

En el proyecto Orión, la contaminación por radiación que generan las bombas nucleares, hacía inviable un despegue desde la superficie. Además, la presencia de radiación en las inmediaciones de la nave suponía un riesgo adicional, si esta iba tripulada.

Medusa, evita estos dos problemas, pero la contaminación por radiación impide que pueda utilizarse en una órbita baja terrestre. La nave debe ser ensamblada en una órbita remota, lo que obliga a transportar allí todos los recursos necesarios para construirla, además de la carga útil y de las bombas, mediante medios más convencionales.

Esto hace que sea poco rentable utilizar este tipo de nave en misiones habituales, relegando su uso a viajes donde la reducción de la duración del mismo sea más importante que cualquier otra consideración, viajes solo de ida, quizá enviando sondas a otros sistemas solares.

Tal vez, la presencia de una base lunar permanente, podría facilitar las cosas, permitiéndonos construir allí los materiales y transportándolos hasta el lugar adecuado desde allí, pues hacer despegar una nave desde la Luna es mucho menos costoso que hacer lo propio desde la Tierra.

En cualquier caso, no parece una solución en la que podamos pensar a corto plazo. Mientras tanto, los veranos pasan inexorablemente y yo sigo sin poder disfrutar de mis merecidas vacaciones en Marte.

Fuentes:

Propulsión Nuclear de Pulso

Anuncios

Responses

  1. Esto me recuerda el “Proyecto Dédalo” en donde intervendrían diecisiete países y se construiría en una órbita al rededor del planeta Júpiter ya que ahí existe la suficiente cantidad de hidrógeno puro para comprimirlo y almacenarlo en sus tanques especiales para iniciar al viaje a Próxima Centauri que es el sol mas cercano al nuestro y se encuentra a 4.1 años luz de distancia; o sea el equivalente a 40 billones de kilómetros de distancia mas o menos; ojalá algún día sea posible este tipo de viajes. Gracias.

  2. Así es, Humberto. Los proyectos Orión, Dédalo, Longshot y Medusa se basan en la misma idea, con singulares variaciones. Si rebuscas en mi blog encontrarás más información sobre ellos. Las naves podrían ensamblarse en la órbita de nuestra Luna o en la de una Luna de Júpiter. Incluso se ha pensado en establecer bases en nuestra Luna y Europa (satélite de Júpiter), con objeto de efectuar viajes periódicos entre ambas. Europa podría ser el trampolín de lanzamiento a viajes interestelares. Saludos.

  3. prefiero una nave con motores VASIMR. Son mas seguros, no contaminan todo de cochinadita nuclear y pueden generar gravedad artificial al funcionar con aceleracion constante. Mirad:
    http://danielmarin.blogspot.com/2010/01/novedades-vasimr.html
    Los van a provar muy pronto en la estacion espacial internacional.

  4. XDD. Tienes razón Roberto. La Propulsión Nuclear es una cochinada. Y luego, a ver quién limpia. Piensa que estos proyectos son algo antiguos, aunque para viajes interestelares quizá no haya muchas alternativas, y con el tiempo surgen nuevas tecnologías.. Ya que comentas lo de los motores VASIMR, puede que dedique un artículo al tema. Seguro que resulte interesante, al menos, para mí.

    Saludos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: