Posteado por: samuraiquark | noviembre 12, 2011

Proyecto Ícaro

Proyecto Ícaro

A medida que el número de planetas extrasolares descubiertos crece, y las nuevas tecnologías emergen, el viejo interés por la exploración espacial de sistemas solares distantes, algo alicaído en épocas recientes, recobra fuerzas para devolvernos la ilusión en un futuro donde los viajes interestelares formen parte de nuestra rutina habitual.

En la década de los 70, del siglo XX, se gestó el Proyecto Dédalo, uno de los primeros estudios científicos serios para el viaje interestelar, planteado por la Sociedad Interplanetaria Británica, cuyo objetivo era demostrar que un viaje no tripulado a la Estrella de Barnard, en un tiempo razonable según la escala humana, era posible.

Tras más de 3 décadas desde la finalización de aquel proyecto, la Sociedad Interplanetaria Británica, en colaboración con la estadounidense Fundación TAU Zero, ha puesto en marcha una nueva iniciativa para el estudio de una remozada misión interestelar: El Proyecto Ícaro.

Este estudio teórico de ingeniería para desarrollar una nave interestelar, dió comienzo el 30 de Septiembre de 2.009 y su duración está prevista en 5 años (es decir, en 2.014, con permiso de los agoreros del fin del mundo, deberíamos ver los resultados). Como podéis imaginar, está intimamente ligado al Proyecto Dédalo pues, no en vano, la SIB es la patrocinadora de ambos estudios (Ícaro era el hijo del arquitecto Dédalo, constructor del laberinto de Creta en la mitología Griega).

Su proposito, según la propia SIB, consta de 4 puntos principales:

  • Motivar a una nueva generación de científicos en el diseño de misiones espaciales que puedan explorar el exterior de nuestro sistema solar.
  • Generar mayor interés en las perspectivas reales a largo plaza para misiones precursoras interestelares que se basen en ciencia creíble.
  • Diseñar un concepto de sonda interestelar que sirva como base para una posible misión precursora en los siglos venideros.
  • Permitir una comparación tecnológica directa con Dédalo y una evaluación de la madurez de la propulsión espacial, basada en la fusión, de la misiones precursoras del futuro.

Otro de los objetivos del proyecto, es mantener viva la visión a largo plazo de que una misión interestelar será posible algún día, tomando el relevo de los participantes en Dédalo, muchos de los cuales están a punto de jubilarse, si no lo han hecho ya, o fallecieron.

El estudio proporcionará documentación técnica detallada acerca del diseño de ingeniería, la funcionalidad, la física, la operación, el rendimiento esperado y el perfil de la misión de una sonda no tripulada interestelar.

No se dejará nada al azar. Se definirán los objetivos de la misión, donde se considerarán todas las estrellas en un rango de 15 años luz, sus características según los conocimientos que actualmente tenemos de ellas, así como la información científica que esperamos obtener.

Por supuesto, se tratará el asunto de la propulsión (tanto los sistemas primarios, como los secundarios), determinando si el método propuesto para Dédalo, la fusión nuclear por confinamiento inercial, sigue siendo, todavía hoy, la mejor opción. Este método de propulsión consiste básicamente en enfocar un pequeño blanco esférico (de unos 10 miligramos) que contiene el combustible de deuterio-tritio, con haces de rayos laser, rayos X o iónes pesados acelerados, con objeto de conseguir la fusión. El plasma generado en la explosión termonuclear (una explosión muy chiquitita) se canaliza para generar una aceleración.

La propulsión secundaria, se refiere a los mécanismos auxiliares de propulsión, que pueden utilizarse, por ejemplo, para poner en órbita el vehículo.

Será, a su vez, importante determinar los combustibles utilizados para ambos sistemas de propulsión, primario y secundario, su adquisición y almacenamiento.

También se proporcionará una descripción completa de la configuración del vehículo (incluyendo modelos en 3D), se analizarán los materiales de construcción del vehículo, los sistemas de energía, de comunicación y telemetría, de navegación y control, de computación y almacenamiento, de control ambiental, etc.

Es evidente que se trata de un proyecto serio y minucioso, pero no exento de especulación ya que, aunque se basa en la ciencia y tecnología que conocemos, también efectúan extrapolaciones acerca de lo que podemos esperar en el futuro de ellas. No podemos esperar que del resultado de este estudio, surja una misión de la NASA, por ejemplo, pero podemos esperar que el interés por este tipo de misiones aumente y generaciones futuras completen el camino iniciado por estos pioneros del viaje interestelar.

Sin duda hay que estar atentos a lo que nos depare este proyecto en los próximos años, pues para conquistar el espacio son imprescindibles las misiones de exploración de sistemas lejanos. No podemos ir de visita a un sistema estelar cercano sin saber siquiera si vamos a encontrar vecinos molestos o si vamos a pisar el jardín de alguién ¿no?

Fuentes:

Futuristic interstellar space probe idea revisited
Project Icarus

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: