Posteado por: samuraiquark | noviembre 27, 2011

Moda de otoño para astronautas

Traje espacial

Si os pido que penséis en un Astronauta paseando por la Luna, seguro que a muchos os vendrá a la cabeza la imagen de un enorme muñeco rechoncho de color blanco moviéndose como un pato mareado por la superficie lunar, que nos lleva a preguntarnos si el vino espumoso forma parte de su dieta, ante los evidentes problemas que tiene para mantener el equilibrio.

Pero como ya supondréis, los problemas de nuestro astronauta no derivan del vino espumoso, sino del aparatoso traje espacial que se ve obligado a utilizar. El traje espacial es como una nave espacial unipersonal, ya que dispone de todo lo necesario para que el astronauta pueda pasear por el espacio, alejado de la seguridad de una nave o estación espacial.

Sin él, nuestro sufrido astronauta padecería algunos desagradables efectos:

  • Quedaría inconsciente por falta de oxígeno en menos de 15 segundos, lo que realmente resulta una bendición teniendo en cuenta el resto de problemas que podría experimentar.
  • Se hincharía como un globo al expandirse los gases de su cuerpo, ¡pero sin llegar a explotar, no seáis brutos!
  • Sus fluidos corporales hervirían, aunque no sería el caso de su sangre, pues la presión elástica de los vasos sanguíneos mantendría la presión lo suficientemente alta mientras el corazón latiese. Sin embargo su saliva si lo haría y su lengua lo notaría, antes de cocerse al vapor.
  • Padecería temperaturas que pueden oscilar desde los -100 ºC hasta los 120 ºC, pero como el cuerpo no pierde calor tan rápidamente, notaría su piel más fresquita al perder agua por evaporación, antes de desmayarse por la pérdida de oxígeno.
  • Estaría expuesto a la radiación Solar, ¡sin crema Solar!
  • Y, si todo lo anterior no os parece suficiente, sufriría el impacto de diminutas partículas de polvo interestelar que, al moverse a grandes velocidades, no resultan nada agradables.

Un traje espacial moderno puede llegar a pesar 136 Kg, está formado por múltiples capas, contiene un sistema para mantener la temperatura, oxígeno para respirar y gas presurizado para sostener una presión atmosférica lo suficientemente alta para conservar los fluidos corporales en estado líquido. El traje, también protege de la radiación Solar y de las partículas de polvo interestelar.

Por desgracia, los trajes actuales reducen drásticamente la movilidad de los astronautas. Tanto que el 70 u 80 por ciento de la fuerza que ejercen es para doblar el traje. Todo un incordio que convierte a los astronautas en deportistas sudorosos necesitados de refrigeración constante (y de una buena ducha).

Si nuestros astronautas se viesen inmersos en una trifulca espacial con un contingente extraterrestre poco amistoso, su reducida movilidad les dejaría en franca desventaja. De hecho, su única esperanza de supervivencia sería comenzar a efectuar cabriolas con la esperanza de que a sus contrincantes se les partiese el esternón a causa de un ataque de risa… en el caso de que tuviesen esternón, claro.

Por este motivo, el de la reducida movilidad (bromas aparte), hay investigadores desarrollando un nuevo tipo de traje espacial, más ceñido, de poco peso, y que facilite enormemente la movilidad de los astronautas en cualquier entorno.

Este traje estilizado, hecho de spandex y nylon, no utilizaría gas presurizado sino contrapresión mecánica. Estaría formado por capas apretadas de material que ejercerían una fuerza contra el cuerpo del astronauta. Evidentemente, el resto de requisitos de un traje espacial deben cumplirse, pero una ventaja adicional, es que si el traje se pincha, no es necesario regresar a toda velocidad a la nave espacial ante el riesgo de descompresión (que no descomposición, causa que también motivaría un raudo y veloz retorno a la nave, si no fuese porque el traje espacial dispone de una especie de pañal para adultos), sino que basta con tapar el agujero adecuadamente.

Parece una tontería, pero confeccionar un traje así ha costado hasta el momento más de siete años de investigación y desarrollo, y aún no está listo para ser utilizado en el espacio, aunque sus desarrolladores, Dava Newman, profesora de sistemas de ingeniería para aeronáutica y astronáutica en el MIT y colaboradores, creen que lo estará para las futuras misiones de exploración en Marte o la Luna, dentro de unos 10 años.

Seguro que nuestros astronautas agradecerán el cambio, aunque solo sea por dejar de parecer muñecos de merengue, pero entre nosotros, seguro que habrá más de un nostálgico.

Fuentes:

La evolución del traje espacial
Nuevo y revolucionario diseño de traje espacial
El futuro de los trajes espaciales
¿Por qué son necesarios los trajes espaciales?
¿Cómo funciona un traje espacial?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: